Menu

La Paz en La Nueva Colombia bajo la mirada del artista Armando Ruiz.

Un proyecto producto del trabajo en los barrios La Paz y Nueva Colombia de Barranquilla.

Armando Ruiz un artista Caníbal

By In Noticias, Residencias On mayo 07, 2018


El espacio Caníbal vivió un momento memorable, con la presencia en residencia del artista colombo-venezolano, Armando Ruiz, quien por varios meses trabajó sutilmente en el proyecto “Nueva Colombia” en las comunidades del Surocciodente de Barranquilla. Ruiz, se insertó en los barrios de Nueva Colombia y La Paz, fundados a partir de la invasión de terrenos por poblaciones campesinas y afros que migraron hace varias décadas por el conflicto armado y los ecos de violencia que se arraigaron a lo largo y ancho del territorio regional y nacional.

Los barrios en Colombia nacen como cartografías análogas de la construcción histórica de la nación. Cada vez que se funda un barrio es como si se fundara un nuevo país. En consecuencia, Ruiz, apropia micro-relatos sobre la génesis fundacional de territorios urbanos como Nueva Colombia y La Paz, los relaciona paradójica e irónicamente, y produce una serie de libros impresos con sangre con los nombres de personas asesinadas y desaparecidas; videos que muestran las tensiones de las relaciones sociales y objetos en hueso y plomo que alternan su uso y estética.

En este proyecto me interesó abrir interrogantes sobre la paz en Colombia, más allá de retratar hechos barbáricos acontecidos en la historia reciente del país, propongo aproximarme a través del arte a plantear situaciones que hablen sobre los núcleos que posiblemente activan o desencadenan algunos problemas; me interesa por medio de las obras hablar de la intolerancia por parte de los ciudadanos, las muertes violentas que ocurren a diario y olvidamos rápidamente, el poco valor de la vida en nuestra sociedad, la resolución de conflictos a través de la agresión, los conflictos que no resolvemos por vías pacíficas, la frialdad con que actuamos ante los otros, la falta de cumplimiento en las leyes que nos rigen como ciudadanos.

En cuanto a la utilización de los materiales o recursos visuales me interesa desarrollar videos porque me permite generar situaciones, los cuales producirán que el espectador genere interrogantes. Por otra parte, la sangre humana como elemento orgánico convertida en material expresivo me interesa porque puedo hablar sobre el derramamiento de sangre que se produce en el país. El plomo es un material toxico y es utilizado para hacer algunas municiones, además tiene la característica que el nombre del material tiene la capacidad de desencadenar un significado inherente a la violencia, debido a las asociaciones que constantemente se hacen con respecto a él. El cuero remite a la piel que nos cubre, grabarlo y cortarlo por medio de laser es una manera agresiva de hacerlo, me hace pensar en las marcas o cicatrices que van quedando en nuestro cuerpo a través del tiempo.

La violencia: realidad y obra en proceso: No matarás, dice el mandamiento que muchos humanos ignoran y que hoy Armando Ruiz explora en su muestra Aun sin título. El tema de la sangre derramada centra su obra reciente. Su mapa del país revela un cuerpo sangrante y fragmentado por la violencia. Pero, antes que la violencia estalle, hay conductas humanas que la generan progresivamente. Ruiz las escribe en jabón o en carne: desprecio, atropello, desidia, abuso, odio, resentimiento.

El arte puede nacer también de un miedo: miedo a una insuficiencia o a un exceso en lo real. Arte es mediación, una forma que acerca a lo sensible pero que también pone distancia y hace pensar; una virtud que equilibra, un acto de creación que consuela. Mucha forma artística nace del sufrimiento del mundo. Y hasta podemos decir ‘ese bien, que es el mal en el arte’, pues el arte sabe sacar bienes de males. Ciertas formas artísticas logran revelar, más sensiblemente, el mal-estar del mundo. Ruiz transfigura ese malestar en objeto artístico, y también en conciencia.Dice el autor colombiano Juan Manuel Echavarría: “Se puede hablar del horror a través de la belleza. Permite a la gente meditar. Quizás la imagen los atrape, quizá los aleje. Es como reflejar el fenómeno de la ostra: de la enfermedad brota la perla”. [1]

Al llamar su muestra Aun sin título, Armando Ruiz parece querer decirnos que la sangre derramada por la violencia es, tanto en la realidad como en el arte, una obra en proceso.

[1] Juan Manuel Echavarría. Una conversación con Laurel Reuter. En Juan Manuel Echavarría. Bocas de ceniza. Edizioni Charta. Milano,2005. Pág.30
María Elena Ramos – 2014

ARMANDO RUIZ – Nacido en Barranquilla, Colombia en 1983. Trabaja entre Barranquilla, Colombia – Maracaibo, Venezuela. En el 2008 obtiene el titulo de Licenciado en artes plásticas mención escultura en la Universidad del Zulia en Maracaibo, Venezuela. Desde el 2004 ha realizado diferentes cursos, talleres, seminarios, en los que destacan: Seminario de arte venezolano del siglo XX (CAMLB – 2004). Aproximación a la Fotografía Contemporánea, Nelson Garrido (FEDA – 2006). Seminario Aproximación al Espacio, Magdalena Fernández (CAMLB – 2006). 5 claves de aproximación del arte contemporáneo, María Luz Cárdenas (CAMLB – 2007). La imagen y la palabra, Lorena González (MACZUL – 2007). XI y IX Simposio internacional de estética y arte contemporáneo (ULA Mérida – 2008, 2012). Practicas Vs teoréticas, Lorena González (MACZUL – 2013 y 2015).

+info del artista: Sitio web


Artículos Relacionados